Armario cápsula

Be Lenka logo Be Lenka
20.07.2023
Armario cápsula

Muchos ya lo conocen, otros oyen este término por primera vez. Entonces, ¿qué significa el término “armario cápsula”?

Contenido del artículo

¿Qué es un armario cápsula?

“Un armario cápsula” se compone de prendas universales, atemporales y minimalistas que puedes combinar como quieras. La ropa es en su mayoría de colores neutros y algunas prendas se pueden usar para crear innumerables conjuntos para todas las ocasiones. Los colores neutros son fáciles de combinar entre sí y se pueden combinar con prendas de colores más atrevidos. Dado que hay menos prendas de vestir en el armario, naturalmente se usarán y lavarán con más frecuencia. Por lo tanto, no debemos tener miedo de invertir en prendas de mejor calidad fabricadas con materiales superiores. Con su atemporalidad y universalidad, las llevaremos durante muchos años, así pues es una inversión que realmente merece la pena.

Los accesorios y los zapatos también son una parte importante del armario cápsula. Gracias a ellos, podemos cumplir con el dress code que necesitamos en este momento. Si, por ejemplo, complementamos una camisa blanca con joyas discretas y pantalones oscuros, obtenemos un atuendo para el trabajo. Si la llevamos con una sencilla camiseta y la complementamos con pantalones y sandalias veraniegas o zapatillas slip-on, podemos usarla, por ejemplo, para dar un paseo por la ciudad o tomar un café con los amigos. En un armario cápsula, el poder de los accesorios y los zapatos es verdaderamente invaluable.

Barefoot zapatillas
Prime 2.0 - Jester Red

en stock todos los tamaños
119 €
8 tamaños

Barefoot zapatillas
Prime 2.0 - Insignia Blue

en stock 5 tamaños
119 €
12 tamaños

Barefoot zapatillas
Prime 2.0 - Black

en stock 11 tamaños
119 €
12 tamaños

Barefoot zapatillas
Prime 2.0 - White

en stock todos los tamaños
119 €
12 tamaños
Otros colores disponibles:: (+-5)

¿Por qué un armario cápsula?

Honestamente, ¿quién de nosotros abre el armario por la mañana y elige qué ponerse en un abrir y cerrar de ojos? ¿Quién se ha dicho alguna vez "no tengo nada que ponerme" al mirar un armario que no cierra?

El armario cápsula, aunque más pequeño en contenido, ofrece innumerables variaciones diferentes para cada día. Fácil combinabilidad "todo con todo" hace que las mañanas sean más fáciles. ¿Sabías que el cerebro está programado para tomar un número limitado de decisiones al día? Una vez que se agota este límite, se produce la llamada "decision fatigue", que en español se traduce vagamente como fatiga de decisión. Así que si no molestamos a nuestro cerebro a primera hora de la mañana mirando en el armario, tendremos más capacidad cerebral para tomar decisiones durante el día.

Además, un armario cápsula es una manera fácil de ser sostenible en la moda. Gracias al principio de la ropa universalmente combinable para todas las ocasiones, no necesitamos comprar precipitadamente cuando se lanza cada nueva colección. Usamos un armario cápsula durante años, cambiando de vez en cuando las piezas o agregándolas cuando sentimos la necesidad de reavivarlo. Sin embargo, siempre buscamos materiales naturales de mayor calidad y piezas producidas de manera justa, lo que respalda directamente los principios de sostenibilidad en la industria de la moda y la moda lenta (“slow fashion”) de alta calidad.

Durante el cultivo del algodón no ecológico, que es de uso común y "gracias" al que podemos comprarnos una camiseta por unos pocos euros, se consume tanta agua como la que bebe una persona adulta en 3 años. Además, esta camiseta no suele durar más de un año. En cambio, una camiseta más cara y fabricada de forma sostenible con eco-algodón nos durará años. Este algodón ecológico no es tan exigente en cuanto al consumo de agua, por lo que su cultivo no supone una carga para la naturaleza. Con el cuidado adecuado, mantiene su forma y calidad durante varios años. Es por tanto una camiseta sostenible que no carga la billetera ni la naturaleza.

Cómo hacer un armario cápsula sostenible

Auditoría del armario

El primer paso para un armario cápsula es revisar el contenido actual de nuestro armario. Este paso es el más difícil de todos, porque la mayoría de nosotros tenemos una tendencia natural a almacenar incluso lo que no usamos y lo innecesario. Durante la auditoría de vestuario, tomamos cada artículo y accesorio que tenemos y los dividimos en tres montones:

  1. prendas que usamos activamente
  2. prendas que no hemos usado en algunos meses
  3. prendas que no hemos usado en un año o más

El primer montón lo podemos dejar a un lado sin problemas: será la base de nuestro armario cápsula. El más difícil para nosotros será el montón número dos. Sostenemos cada pieza en nuestras manos y pensamos si es fácil de combinar, universal, atemporal y cuál es la verdadera razón por la que no la hemos usado en mucho tiempo. Dependiendo de cómo respondamos a estas preguntas, agregaremos la ropa a la pila número uno o a la pila número tres. Donamos o vendemos ropa del tercer montón que no hemos llevado desde hace un año o más. Después de tal auditoría, deberíamos obtener una pequeña pila de ropa que formará la base de nuestro nuevo guardarropa.

Analiza y define tu estilo

Es muy importante definir el estilo con el que queremos construir nuestro nuevo armario. A la hora de definir nos hacemos las siguientes preguntas: ¿Qué tipo de vida vivo? ¿Dónde trabajo? ¿Soy un empleado de tiempo completo? ¿Cómo paso mi tiempo libre? ¿Qué cortes de ropa me quedan bien? ¿Prefiero ropa ajustada, recortada o de gran tamaño (oversized)? ¿Corte de cintura bajo o alto? ¿Llevo más faldas, vestidos, sudaderas o pantalones? Las respuestas a estas preguntas nos guían hacia nuestro estilo y gracias a ellas podremos pasar al punto número 3: planificar nuestro nuevo guardarropa.

Busca y combina

Una vez que sabemos qué nos queda mejor y en qué estilo nos gustaría seguir, podemos empezar a buscar y combinar piezas para nuestro armario cápsula. Elegimos colores neutros, diseño universal y piezas atemporales, fabricadas con materiales de alta calidad, idealmente de fuentes sostenibles. Si no podemos imaginar un armario sin estampados, podemos añadir una o dos prendas con estampado. Aquí también nos esforzamos por una selección atemporal, por ejemplo, un patrón de rayas nunca pasará de moda. Pensemos qué nos gustaría tener en nuestro armario, y cuando lo encontremos, imaginemos cómo podríamos combinarlo con el resto de nuestro armario cápsula. 

Lo más importante es que elijamos ropa con la que nos sintamos cómodos y que nos quede bien. No compramos algo solo porque nos gusta, incluso si sabemos que no lo usaremos porque nos hace sentir incómodos. El armario cápsula no funciona así. Agregamos ropa gradualmente, preferimos invertir en piezas de mejor calidad, no compramos todo de golpe. El armario cápsula evoluciona y crece con nosotros. Si le damos tiempo y no lo llevemos al extremo, se construirá "solo".

4 estaciones del año, 4 armarios cápsula

Como hemos dicho antes, añadimos prendas y complementos al armario cápsula de forma continua, consciente y sobre todo según las estaciones del año. Si estamos en una zona geográfica donde se alternan cuatro estaciones, es bueno tener la ropa dividida por temporada. Para mantener el armario cápsula bien organizado y minimalista, solo llevamos ropa para la temporada determinada. Por supuesto, tendrás unas cuantas piezas que usarás durante todo el año. Limpia, lava y guarda el resto que es “fuera de temporada”. De esta forma, además de guardar y proteger ropa para otras temporadas, tu armario también estará muy bien mezclado y no tendrás la sensación de que llevas lo mismo a lo largo del tiempo.



La transición a un armario cápsula no tiene que suceder de la noche a la mañana. Toma tu tiempo con este cambio. Siéntate junto al armario un día y examínalo. Hazlo con calma aunque sea por un mes. Poco a poco y según el tiempo lo permita. Además, puedes hacer estudios de mercado y conocer qué te gustaría, hacia dónde quieres que vaya tu armario y qué te queda bien. Agrega piezas al armario cápsula gradualmente, con sensatez, sin la necesidad de una gran inversión de choque. Dona o vende piezas desechadas, piensa en el medio ambiente al deshacerte de las cosas y al comprar otras nuevas. No tengas miedo de usar los accesorios, experimenta. Por último, pero no menos importante, elige el calzado adecuado para tu armario cápsula. En su portafolio, BeLenka tiene zapatos de carácter atemporal y universal, que literalmente invitan a ser agregados al armario cápsula.